Blanqueamiento dental

El blanqueamiento dental es un tratamiento inocuo y muy eficiente siempre y cuando sea realizado siguiendo unos protocolos.

No consiste en aplicar los agentes blanqueadores sin más. Cada paciente requiere un estudio pormenorizado de la etiología de su discoloracion, en función de la cual se decidirá el tipo de blanqueamiento (en clínica, domiciliario o combinado) el agente blanqueador y a qué concentraciòn se utilizará.

Una vez realizado un estudio radiográfico intraoral que nos asegure la ausencia de patología periodontal o caries y que el paciente es apto para empezar, se procederá al registro más importante, que es el que nos otorga el espectrofotómetro.

Esta máquina de última generación nos hace un anàlisis objetivo y cuantificable del grado de luminosidad, porcentaje de amarillo y porcentaje de rojos que posee un diente.

Con estos valores y mediante una fórmula matemática compleja obtendremos un valor que nos indicará si los dientes de un paciente son susceptibles de blanquear o no y además nos ayudará a saber la progresiòn del tratamiento y nos dirá cuándo hemos alcanzado el punto de màxima saturación de blanqueamiento, al que hay que llegar siempre para que no existan recidivas, pero sin sobrepasarlo para no dañar los tejidos dentales de manera irreversible.

Más información

¿Tienes alguna duda?